Delito cometido por quien deja de cumplir los deberes legales de asistencia inherentes a la patria potestad, tutela, guarda o acogimiento familiar. Dejar de prestar la asistencia necesaria legalmente establecida para el sustento de sus descendientes, ascendientes o cónyuge que se hallen necesitados. El delito se agrava cuando la persona abandonada es menor o discapacitada y también cuando se comete por sus padres, tutores o guardadores legales.

« Ir al índice del glosario